sábado, 12 de junio de 2010

Las Quejas... al Maestro Armero

Llegó el Mundial de Fútbol y con él llegaron las primeras gilipolleces propias del sobrecalentamiento que sufren los cerebros en verano.

Los medios de desinformación han hecho saltar las alarmas en lo referente a la escasa efectividad que están teniendo las medidas de seguridad dispuestas para el evento. Todo ello propiciado por los robos que se llevan sucediendo durante éstos días en las ciudades que ejercen de sede. ¿Qué cojones os esperábais?

Pintaba todo muy bonito hace unos años cuando la Fifa anunció que la sede de de este año sería Sudáfrica. "El salto de calidad del emergente fútbol africano" ¡MENTIRA! Lo único que buscaba el mafioso Blatter era ampliar horizontes comerciales más allá de las hiperexplotadas Europa y Asia. Así, los objetivos claros eran África y Sudamérica (¡oh, casualidad; el próximo mundial es en Brasil!). Lugares donde poder meter impunemente sus asquerosas manazas y llevarse más esclavos por menos dinero. Sí, esclavos. Porque eso son los futbolistas. El archimillonario Cristiano y el mileurista a la hora Kaká no hacen otra cosa que recoger migajas ya que los sueldos que cobran son una milésima parte de lo que producen.

Pues así está el panorama. Cuando te vas en busca de esclavos con toda la parafernalia bien montadita a un país donde la mitad de la población se enfrenta con el hambre y la pobreza durante 24 horas al día 365 días al año lo último que cabría esperar es que se respete la propiedad privada. Mientras futbolistas, directivos y periodistas se alojan en hoteles de lujo, los lugareños aprovechan la coyuntura para sacarse un sobresueldo. LÓGICO.

Lo peor de todo es que los perjudicados directos por los robos son, al fin y al cabo, trabajadores. Sin embargo la Fifa debería preocuparse, ya que; aunque intente permanecer al margen y cargar el muerto al gobierno sudafricano, es la máxima responsable de lo que está pasando. (que tampoco es tan alarmante, dicho sea de paso). Si quieres traficar en lugares donde la población lo está pasando mal, asume los riesgos.

Desde aquí un mensaje para todos aquellos que promovieron algo tan absurdo como llevar un Mundial de Fútbol a un país que lo que necesita son servicios públicos, para los que invirtieron millones de euros en construir estadios de fútbol en lugar de hospitales, para los que dramatizan al máximo con la situación para sacar tajada mediática... A MAMARLA.

1 comentario:

Yo mismo dijo...

Más de lo mismo, cualquiera los mueve
de su sitio o de su sillón. Estos si
que son una auténtica mafia, cobran
unas dietas de escándalo y no hay
dios ni leyes ordinarias que los
controle.